Obesidad

page2_img1

Obesidad

"Adquirir hábitos saludable para perder peso y no recuperarlo".

La obesidad es una enfermedad crónica, quiere decir para largo tiempo, caracterizada por el aumento de los depósitos grasos del organismo, que condiciona el aumento de peso. El aumento de peso debido al aumento de la masa muscular o a la retención de líquidos no es obesidad. Como causa existe una predisposición genética, pero el desencadenante es el aumento de la ingesta y la disminución del consumo de energía de organismo. El tratamiento es difícil a largo plazo. El mayor riesgo para mantener o aumentar el grado de obesidad es el hacer dietas restrictivas, durante cortos periodos de tiempo, con la consiguiente pérdida de muchos kilos. Esto conlleva a que el organismo se defienda de la pérdida de energía a la que ha sido sometido, la grasa es la reserva de energía del organismo. Durante la dieta y después de ella el organismo se adapta volviéndose muy ahorrador de energía, por lo se produce una recuperación del peso, siempre más que el peso de partida. A partir de ese momento, un nuevo régimen hará que se consigue menos pérdida de peso y una recuperación más rápida. Con el paso del tiempo cuantos más regímenes restrictivos se hace mas peso se tiene.

Por ello el tratamiento moderno de la obesidad es evitar las dietas, aprender hábitos alimenticios saludables y evitar el sedentarismo. Con ello se puede conseguir perder peso más lentamente pero de forma más segura evitando el rebote de peso.