Incontinencia de Orina

page2_img1

Incontinencia de orina en la mujer

La incontinencia de orina, consiste en el escape involuntario de la misma producida por múltiples causas.

Es una afección frecuente en la mujer, debido a sus características anatómicas.
La cercanía existente entre el aparato urinario y el genital en el sexo femenino, crean la necesidad de una estrecha colaboración entre los Especialistas de Urología y Ginecología en el momento en que se producen alteraciones de su funcionamiento, lo que actualmente se denomina PATOLOGÍAS DEL SUELO PELVICO.
La publicidad de las empresas fabricantes de compresas inducen al error de pensar que los escapes de orina tienen una única causa y peor aún: que la solución es el uso de compresas.

El funcionamiento correcto de la vejiga, es el de un depósito que guarda la orina producida por los riñones y que durante su relleno no sufre cambios ni síntomas perceptibles hasta que sobreviene el deseo de orinar. Una vez evacuada la orina desaparecen los síntomas y se reproduce el ciclo.

INCONTINENCIA DE ORINA EN LA MUJER

La incontinencia de orina, consiste en el escape involuntario de la misma producida por múltiples causas.
Es una afección frecuente en la mujer, debido a sus características anatómicas.
La cercanía existente entre el aparato urinario y el genital en el sexo femenino, crean la necesidad de una estrecha colaboración entre los Especialistas de Urología y Ginecología en el momento en que se producen alteraciones de su funcionamiento, lo que actualmente se denomina PATOLOGÍAS DEL SUELO PELVICO.

La publicidad de las empresas fabricantes de compresas inducen al error de pensar que los escapes de orina tienen una única causa y peor aún: que la solución es el uso de compresas.

El funcionamiento correcto de la vejiga, es el de un depósito que guarda la orina producida por los riñones y que durante su relleno no sufre cambios ni síntomas perceptibles hasta que sobreviene el deseo de orinar. Una vez evacuada la orina desaparecen los síntomas y se reproduce el ciclo.
Las alteraciones del mecanismo descrito deben analizarse cuidadosamente dado que su solución varía en función de la causa.

Hay pacientes que presentan dolor e intolerancia para guardar pequeños volúmenes de orina en su vejiga, otras que sienten un deseo irrefrenable de orinar y no llegan a tiempo al aseo con el consiguiente escape, otro grupo que sufre la pérdida de orina al hacer esfuerzos y un largo etcétera.

Lo único común a todas estas mujeres es LA PERDIDA DE CONFIANZA y LA RETRACCIÓN SOCIAL, que las lleva a suspender muchas de sus actividades sociales y a pasar las 24 horas del día ocupando su pensamiento en adecuar su jornada al comportamiento de su vejiga.

Las alteraciones mientras se rellena la vejiga de orina provocan la necesidad de orinar muy frecuentemente y en ocasiones con marcado dolor.

Este síntoma tiene causas tan dispares como alteraciones de los nervios que regulan la micción, hasta enfermedades que disminuyen la capacidad de la vejiga.

Cuando el síntoma es la aparición súbita de un deseo de orinar imparable, que llamamos técnicamente “micción imperiosa”, la causa puede ser neurológica o irritativa.

En muchas pacientes, el escape comienza al hacer grandes esfuerzos y es de pequeño volumen, para progresivamente producirse con actividades normales y ser las perdidas muy importantes.

Todo esto nos permiten comprender que el diagnóstico correcto y el tratamiento a la medida del paciente, son fundamentales si se pretende solucionar el problema y varían desde una simple medicación oral, la realización de ejercicios, el tratamiento con Botox, la inyección en la vejiga de fármacos, las cirugías correctoras de incontinencia, hasta llegar (en enfermedades que lo requieren) a reemplazar la vejiga.

La incontinencia de orina tiene en la mayoría de los casos solución.