Eyaculacion Precoz

page2_img1

La eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio, por tanto es un trastorno de la fase del orgasmo durante la relación sexual.

Tipos de eyaculación precoz

La eyaculación precoz primaria se refiere a aquella que ha existido siempre, es decir, el individuo nunca ha controlado la eyaculación. La eyaculación precoz secundaria ocurre cuando se instaura en un momento determinado de la vida del individuo.

En una relación sexual normal la excitación en el hombre aumenta progresivamente hasta la fase llamada "meseta", disfrutando de su placer sexual hasta el momento que, de forma voluntaria, llega al clímax. El eyaculador precoz no puede permanecer en la fase de "meseta", sino que existe una excitación rápida seguida de una eyaculación involuntaria y temprana.

En ocasiones la eyaculación precoz puede ser un síntoma de una incipiente impotencia. La impotencia es una falta de erección total o parcial, o la imposibilidad de mantener la erección el tiempo necesario para llevar a cabo una relación sexual.

Causas

Causas orgánicas: las afecciones urogenitales de la uretra posterior y próstata, alteraciones de tipo neurológico, trastornos degenerativos, alteraciones vasculares, fármacos (antidepresivos, antihipertensivos, estimulantes), desequilibrios hormonales y todas aquellas enfermedades que alteran los mecanismos reflejos de la eyaculación.

Causas psicológicas: son más frecuentes. La causa inmediata siempre presente en la eyaculación precoz es un déficit de percepción de las sensaciones sexuales. Otras causas pueden ser: mensajes antisexuales en la infancia, falta de información sexual, presión por parte de la pareja, ambiente familiar problemático, ansiedad, estrés, miedo al fracaso, dificultad en controlar los estímulos.

¿Cómo afecta a la pareja la eyaculación precoz?

Si un hombre padece de eyaculación precoz los preliminares son indudablemente cortos, lo cual hace que la mujer no pueda alcanzar un estado elevado de excitación y por tanto que no pueda llegar al orgasmo a través del coito o penetración.

¿Qué tratamientos existen para la eyaculación precoz?

Los tratamientos más novedosos son fármacos y psicoterapia en general y en contados casos la cirugía (neurotomía selectiva). La línea de tratamiento más eficaz consiste en la terapia conjunta andrólogo-sexológica. Se trata de la administración de nuevos medicamentos que producen un retraso en el reflejo eyaculatorio unido a un proceso de psicoterapia de pareja paralelo que conlleva un aprendizaje de técnicas y ejercicios. La terapia tiene una duración de entre 3 y 6 meses y se consigue en 95% de éxito.