Ecocardiografía fetal

page2_img1

Ecocardiografía fetal

Motivos para realizar ecocardiografía fetal

Las enfermedades cardíacas congénitas son una de las malformaciones más frecuentes, que conforman del 0,5 al 1% de todas las malformaciones congénitas. La mitad de estas cardiopatías son asintomáticas y la otra mitad puede ser mortal o requerir de cirugía cardíaca.
Actualmente casi todas las cardiopatías congénitas son pasibles de tratamiento quirúrgico en el período neonatal (primer mes de vida del bebé), permitiendo que los niños puedan beneficiarse de una calidad de vida posterior totalmente normal.
La ecocardiografía o ecografía cardíaca fetal es actualmente el método de estudio ideal para diagnosticar estas anomalías antes del nacimiento, y en estos casos tomar todas las medidas médicas necesarias para el correcto tratamiento del recién nacido.

Forma de realizar la ecocardiografía fetal

La ecografía cardíaca fetal es un estudio que se realiza utilizando ondas de sonido (ultrasonido) para estudiar la estructura cardíaca del bebé antes de nacer.
Actualmente la ecografía obstétrica convencional se realiza a la gran mayoría de las mujeres embarazadas. Es muy importante que el médico que realiza la ecografía obstétrica realice una revisión de la anatomía del corazón fetal entre las semanas 18 a 22 de gestación. Deben evaluarse las cuatro cavidades cardíacas (aurículas y ventrículos), válvulas del corazón, grandes arterias y venas que entran y salen del corazón, y turbulencias sanguíneas intracardíacas.
Debido a que la visión del corazón con este estudio es limitada, en caso de alteraciones o dudas es muy importante que un médico cardiólogo especializado realice una ecografía cardíaca fetal para realizar el diagnóstico intraútero definitivo de normalidad o de una malformación cardíaca. No existen riesgos para la madre ni para el bebé en la realización de este estudio.

Riesgos de cardiopatías en el bebé

El 90% de las cardiopatías congénitas aparecen en mujeres gestantes sin antecedentes personales o familiares de enfermedad cardíaca. El 10% de las cardiopatías congénitas tienen en común alguno de los siguientes factores de riesgo durante el embarazo:
• Diabetes gestacional o previa al embarazo
• Fenilcetonuria materna
• Exposición materna a agentes teratogénicos
• Infecciones maternas por rubéola, toxoplasmosis, varicela y citomegalovirus
• Alcoholismo materno
• Tratamientos maternos en base a litio, ácido retinoico, talidomida y algunos anticonvulsivantes
• Medicamentos citostáticos
• Malformaciones fetales extracardíacas
• Polihidramnios o hidrops fetal
• Traslucencia nucal por ecografía mayor a los 4 milímetros (efectuada entre la semana 11 a 14 de gestación)
• Edad materna superior a los 35 años
• Arritmia cardíaca fetal

Cuándo debe realizarse una ecocardiografía fetal

Considerando la importancia pronóstica de un diagnóstico intrauterino de cardiopatías congénitas o arritmias graves, todos los esfuerzos deben ser volcados a la realización de una ecocardiografía fetal a todas las embarazadas que tengan alguno de los factores de riesgo arriba mencionados o que en una ecografía obstétrica de rutina se encuentren alteraciones en su anatomía o arritmias cardíacas.

Tratamiento de las cardiopatías

Muchas de las cardiopatías congénitas necesitan de un tratamiento médico quirúrgico urgente en las primeras horas de vida del bebé y requieren de que el parto sea atendido en el lugar adecuado y de la complejidad necesaria para un tratamiento exitoso.
La cardiología fetal es una ciencia en expansión geométrica y promete a corto plazo tratamientos que antes nunca se habían soñado.