Demencias

page2_img1

Demencias

La causa más frecuente de demencia es la Enfermedad de Alzheimer, pero no la única. Un 30% de los pacientes con También hay demencias vasculares, por isquemia o hemorragia cerebral.

Demencias producidas por hidrocefalia crónica del adulto (por acúmulo de líquido cefalorraquídeo en el interior de las cavidades naturales intracerebrales llamadas ventrículos). Y demencias por otras causas: traumatismos, infecciones, falta de hormona tiroidea o de vitaminas del grupo B...

Es una patología que se produce normalmente en personas mayores, cuya incidencia está en aumento por las características demográficas de nuestra población.

Pero a la demencia no se llega de repente sino que se instaura de forma gradual. El síntoma de comienzo más frecuente es la pérdida de memoria reciente (el paciente olvida lo que dice o lo que se le dice en poco tiempo). Además empieza a tener problemas para realizar actividades que requieren planificación, que antes hacía correctamente, como gestiones económicas, labores domésticas, arreglos, aficiones, etc y también empieza a rehuir las relaciones sociales, que hasta entonces mantenía, por el esfuerzo mental que supone.

El diagnóstico precoz del deterioro cognitivo y de su causa es importante por varios motivos. Por un lado, si es reversible (por ejemplo, por una hidrocefalia, una deficiencia de hormona tiroidea, o de vitaminas del grupo B), se detiene o se resuelve con el tratamiento específico. Cuando la causa es degenerativa (el prototipo es la Enfermedad de Alzheimer) no se cura, pero con el tratamiento adecuado, se consigue que el paciente esté lo mejor posible en cada etapa de su enfermedad.