Cistoscopia

page2_img1

Cistoscopia

Es un estudio que permite ver el interior de la vejiga y la uretra masculina y femenina mediante un telescopio que suele ir conectado a un monitor.

Este aparato se llama cistoscopio y tiene una micro cámara en su extremo que permite ver lo que hay ante ella con total precisión. Este aparato puede ser de tipo flexible o rígido, pero ambos son de unos 5-6 milímetros de grosor.
Es una prueba que se puede realizar en consulta y muy poco molesta, por lo que solo se aplica una crema de efecto anestésico sin que se utilice ninguna aguja. En caso de que el paciente se encuentre muy nervioso se le aplica un gas sedante que produce un efecto relajante. A continuación se introduce el cistoscopia a través de la uretra hasta la vejiga. Si se detecta algún tejido que parece anormal, se toma una pequeña muestra y de esta manera se puede analizar en el laboratorio.
• Verificar si hay cáncer de la vejiga o de la uretra
• Experimentan frecuentes infecciones de las vías urinarias
• Tienen sangre en la orina
• Experimentan pérdida del control urinario
• Tienen una vejiga hiperactiva, bloqueo urinario o micción dolorosa
• Ayudar a determinar la causa del dolor al orinar

Todo el proceso suele durar entre 20 y 30 minutos

Posibles complicaciones

Aunque es raro que suceda, la realización de una cistoscopia puede causar algunas de las siguientes complicaciones:
• Desgarro de la uretra o vejiga
• Epididimitis
• Sangrado a partir de una biopsia
• Retención urinaria
• Fiebre, sofocos o escalofríos.

El paciente debería informar al médico si advierte cualquiera de estas complicaciones