Cistitis de repeticion

page2_img1

INFECCIÓN URINARIA O CISTITIS

¿QUÉ ES?

La infección de orina está provocada por la invasión de microorganismos en el tracto urinario. Puede producirse por dos vías diferentes: por el extremo inferior de las vías urinarias (abertura en la punta del pene o de la uretra, según se trate de un hombre o de una mujer), que es el caso más frecuente; o bien a través del flujo sanguíneo, en cuyo caso la infección afecta directamente a los riñones.

Las infecciones de las vías urinarias más habituales son las producidas por bacterias, aunque también pueden presentarse a causa de virus, hongos o parásitos. De muchas de ellas es responsable la bacteria llamada Escherichia coli, que normalmente vive en el intestino. Infección de orina o del tracto urinario son expresiones que engloban diferentes enfermedades infecciosas (producidas por un microorganismo o germen) y que afectan a cualquier parte del sistema urinario (riñón, uréteres, vejiga urinaria o uretra).

Personas que la padecen

Cualquier anormalidad que provoque una obstrucción del flujo de orina (piedras en el riñón, estructuras anómalas...) puede inducir a una infección urinaria. Una próstata dilatada también puede frenar el flujo de orina, por lo que incrementa el riesgo de infección. Las personas sometidas a exámenes mediante tubos o catéteres o que necesitan sondas pueden desarrollar más fácilmente infecciones procedentes de dichos instrumentos. Los mayores se ven afectados por este tipo de infecciones con mayor frecuencia, así como las que sufren una disminución del sistema nervioso, que les impide controlar la vejiga a voluntad. Por otra parte, cualquier desorden que produzca una supresión en el sistema inmune incrementa el riesgo de sufrir una infección urinaria, ya que este sistema es el encargado de mantener a raya los microorganismos patógenos responsables de las infecciones. También se dan en bebés nacidos con alguna deformación del tracto urinario, que a menudo han de ser corregidos mediante cirugía.

CAUSAS

La causa más frecuente en los varones, de infecciones a repetición, es una infección bacteriana persistente en la próstata. Las mujeres contraen con frecuencia infecciones de la vejiga después de una relación sexual, probablemente porque la uretra ha sufrido contusiones durante la misma. En casos muy particulares, las infecciones repetidas de la vejiga en las mujeres son originadas por una conexión anómala entre ésta y la vagina.

SÍNTOMAS DE INFECCIÓN URINARIA O CISTITIS

• Necesidad urgente y frecuente de orinar.
• Picazón o quemazón en la uretra al orinar.
• Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal (en las mujeres).
• Dolor al orinar y en las relaciones sexuales.
• Color turbio, lechoso (espeso) o anormal de la orina.
• Aparición de sangre en la orina.
• Fiebre y escalofríos (la fiebre puede significar que la infección ha alcanzado los riñones).
• Vómitos y náuseas.
• Dolor en el costado o espalda (indica infección en los riñones).
• A menudo, las mujeres sienten una ligera presión por encima del hueso púbico y muchos hombres sienten una dilatación del recto.
• Estar más irritable de lo normal.

Los síntomas infantiles, por su parte, pueden confundirse con otros trastornos; además, se encuentran ante la dificultad de no saber expresar qué les pasa. No obstante, si un niño presenta una infección urinaria puede manifestar los siguientes indicios:

• Estar más irritable de lo normal.
• No comer como lo hace normalmente.
• Tener fiebre sin motivo aparente que además no acaba de desaparecer.
• No poder aguantarse la orina.
• Sufrir alteraciones en su desarrollo.
• Estar más irritable de lo normal.
• No comer como lo hace normalmente.
• Tener fiebre sin motivo aparente que además no acaba de desaparecer.
• No poder aguantarse la orina.
• Sufrir alteraciones en su desarrollo.

Estudio Urodinámico

El estudio o evaluación urodinámica consiste en el estudio del funcionamiento del aparato urinario inferior. Nos permite conocer las alteraciones funcionales del mismo.

Se realiza una evaluación completa que incluye el interrogatorio de síntomas y condiciones relacionadas, tratamientos que recibe, examen físico y realización de pruebas específicas.

Durante el estudio se intenta reproducir los síntomas del paciente, siendo registrado en un ordenador todos los eventos que ocurren durante la fase de llenado y de vaciado de la vejiga. Se realiza el estudio de la relación entre la presión y el flujo urinario e intenta demostrar de forma objetiva los síntomas que refiere el paciente.

Es muy importante para el diagnóstico especializado de problemas de llenado y vaciado de la vejiga así como valorar la severidad de los problemas de vaciado.
Está indicada para el diagnóstico especializado de:
Incontinencia urinaria
Vejiga hiperactiva
Vejiga neurógena
Prolapso de órganos pélvicos previo a cirugía.
Problemas miccionales del hombre relacionados con la próstata, vejiga y uretra.

La información que aporta este estudio es básica para la planificación del tratamiento de la enfermedad.

En la evaluación urodinámica se realizan diferentes pruebas
• Flujometría: Estudio del flujo urinario y del residuo postmiccional ecográfico.
• Cistomanometría de llenado
• Estudio de presión flujo.
• Electromiografía.

La flujometría se realiza a través de la micción en un dispositivo conectado a un ordenador. Nos dará información acerca del flujo miccional siendo normal o anormal. Posteriormente se medirá a través del ecógrafo el residuo postmiccional.

La cistomanometría de llenado/Estudio presión-flujo requiere para su realización la colocación de unas pequeñas sondas en el interior de la vejiga y del recto. A través de estas se transmiten las presiones durante el ciclo miccional (llenado y vaciado) al ordenador obteniendo gráficas que nos permitirán valorar el funcionamiento y detectar alteraciones. Al finalizar la prueba es retirado todo el material. Se realiza de forma ambulatoria. No requiere preparación previa. La prueba NO es dolorosa, puede ser algo molesta o incómoda. El tiempo de duración es de 30 a 60 minutos.
Carlos Müller Arteaga