Belén Barca

Belén Barca Guitán

Psicología Clínica

Una premisa básica de mi trabajo es que, aunque los problemas humanos puedan parecer complejos y persistir durante años, no por esto deben requerir  tratamientos largos y complicados, o que sean necesarias interminables psicoterapias a largo plazo.

La terapia es una intervención focalizada, que va orientada a la eliminación de los síntomas y a reestructurar  la percepción que una persona tiene de sí mismo y de su problema, y que puede abarcar a las personas de su entorno y al mundo en general.

Para algunas personas puede resultar muy difícil acudir a la consulta de un Psicólogo. Pueden sentirlo como un signo de debilidad: “debería ser capaz de resolver esto por mí mismo”; pueden percibir como una experiencia difícil tener que mostrase ante una persona desconocida, o pueden tener la creencia de que para ir al psicólogo hay que estar realmente no muy cuerdo.

Lo cierto es que todos los seres humanos estamos  expuestos a los avatares de la vida. De modo impredecible pueden producirnos un gran dolor, que nos involucra  a nosotros mismos y también a  nuestros familiares y, probablemente, a nuestros amigos y a nuestro entorno laboral.

Mi trabajo, en conjunto con el paciente, es intentar resolver cualquier problema o trastorno que le afecte y que pueda convertirse en invasivo e invalidante, no sólo para quien lo sufre sino para quienes le rodean. Y hacerlo de una forma  eficaz, resolviendo el problema y haciéndolo en el menor tiempo posible con el fin de ahorrarle mayor sufrimiento.

Establezco mis sesiones de psicoterapia cada quince días, ya que considero que la terapia se debe hacer no sólo en la consulta sino también en la vida, por lo que debemos dejar espacio para que las cosas ocurran. Los cambios se producen ya desde las primeras sesiones, lo que es garantía de una terapia no extensa en el tiempo. Los pacientes y yo trabajaremos conjuntamente y pronto se evidenciará que el cambio no sólo es posible sino que es inevitable.