Aranzazu Garcia

Sexologa en Vigo

¿Qué es la Terapia Sexual?

Es un proceso de cambio, de ampliación y enriquecimiento de las vivencias sexuales.¿En qué consiste la Terapia Sexual? Consiste en una serie de pautas, ejercicios o juegos que se sugieren a la persona o a la pareja para que las realicen en casa. Como resultado de realizar estas actividades, va ocurriendo un cambio en la manera de sentir, pensar y actuar de la persona y/o pareja.¿Tengo que ir con mi pareja?No es imprescindible pero sí recomendable. Puede haber ejercicios o juegos que puedan ayudarte que requieran la participación de ambos, y conviene que estéis los dos presentes cuando se os expliquen y que ambos podáis hacer preguntas.
Pero yo no quiero que él/ella se entere.
Entonces pide una primera consulta a solas. Una vez estudiado tu caso, en Clínica Vida te explicaremos en qué consistirá tu terapia y cuánto de necesaria es la presencia de tu pareja, qué alternativas tienes, y qué probabilidades de mejora tendrás con y sin él/ella. La decisión final la tomas tú.

¿Y si no tengo pareja?

Entonces acude solo/a. Se te plantearán juegos o ejercicios para realizar por ti mismo que te ayudarán. Pero debes saber que en algunos casos, es necesario vivir las relaciones sexuales en pareja para obtener la mejoría completa. Es como aprender a nadar teniendo o no piscina. Hay una parte que tienes que hacerla inevitablemente en el agua.

¿Se va realizar alguna actividad sexual durante la consulta?

No

¿Se me va a practicar algún reconocimiento? ¿Tengo que desnudarme?

No. Si se sospecha la existencia de algún problema fisiológico se pedirá cita con ginecología o con urología.

¿Es efectiva la terapia?

Mucho. Además los resultados los vas notando de una sesión a otra, a medida que practicas los juegos o ejercicios.

¿Me van a dar pastillas, por ejemplo, la viagra?

Si hay algún medicamento que pueda ayudarte, el equipo médico de ginecología o urología te informarán de cuál es, como funciona y sus efectos, tanto los terapéuticos como los secundarios. La decisión final la tomas tú.

¿Es confidencial?

Completamente.

¿Puedo pedir una cita para informarme sobre mi caso sin compromiso de iniciar una terapia?

Por supuesto. En esa cita se te dará información sobre cómo sería tu proceso terapéutico, ejercicios a realizar, duración estimada etc., para que puedas tomar la decisión con conocimiento.
Porque la psicología y la sexología tienen mucho que aportar en la búsqueda de la satisfacción de pareja.
Queremos dar respuesta a las inquietudes afectivas y sexuales, a las dificultades en la convivencia y de la vida sexual.
Trabajamos en colaboración con los mejores ginecólogos y urólogos cualificados del medio. Nuestro abordaje es bio-psico-social, atendiendo tanto las dificultades psicológicas individuales y de pareja, como a la sexualidad.
Damos atención personalizada y de total confianza.
Visítenos y conozca la importancia de la salud sexual.
CUANDO UN PROBLEMA SEXUAL APARECE EN UNA PAREJA, PUEDE ENTURBIAR LAS RELACIONES AFECTIVAS.LA SEXUALIDAD ACTUA EN UNA PAREJA COMO VÍNCULO QUE UNE Y COMO BÁLSAMO QUE ALIVIA LOS ROCES Y LAS DIFICULTADES COTIDIANAS.

¿Qué ofrecemos?

En nuestro gabinete realizamos terapias integradas según sus necesidades:
• Terapia psicológica.
• Terapia sexual.
• Terapia de pareja.
También le ofrecemos tratamientos para los trastornos de:

Deseo sexual inhibido

Escaso o nulo deseo sexual. Rechazo de iniciativas sexuales. Evitación de las propuestas del otro miembro de la pareja. Frustración ante rechazos repetidos. El tratamiento se realiza en pareja y por separado, y se encamina a reactivar el deseo y el disfrute.

Problemas de erección

Miedo o preocupación por la posibilidad de no conseguir una erección. Temor al fracaso. Evitación de las iniciativas del otro miembro de la pareja. La efectividad del tratamiento aumenta cuando antes se aplique, ya que el temor a la pérdida de la erección puede consolidarse si se mantiene demasiado en el tiempo. También en ocasiones la pareja se deteriora por la frustración o ante la evitación de las situaciones sexuales.

Eyaculación precoz

Disminución o pérdida de placer durante el orgasmo. Malestar o insatisfacción en la pareja por la temprana eyaculación. La terapia consiste en una serie de ejercicios que desarrollan la capacidad del varón para controlar el momento de la eyaculación. Son sencillos y eficaces. Cualquier varón puede beneficiarse de ellos, sin que sea necesario tener una gran dificultad para controlar la eyaculación.

Vaginismo

Dolor agudo al iniciar la penetración, dificultosa o imposible. Tensión y nerviosismo ante la colocación del espéculo durante el reconocimiento ginecológico. Rechazo a los tampones o dificultad en su colocación. Este trastorno puede ser agudo, impidiendo completamente la penetración, o leve, dificultándola y produciendo dolor. El tratamiento consiste en una serie de ejercicios y prácticas que debilitan el espasmo muscular vaginal que impide la penetración, hasta hacerlo desaparecer.

Dificultad orgásmica femenina y anorgasmia

La dificultad orgásmica no es un trastorno propiamente, pero el disfrute de las relaciones aumenta enormemente cuando la mujer tiene facilidad para llegar a él. No es necesario tener anorgasmia para beneficiarse de este tratamiento, sencillo y placentero. Cualquier mujer puede aumentar la facilidad de llegar al orgasmo, o su intensidad. El tratamiento consiste en una serie de técnicas corporales, mentales y sensitivas, que ejercitan la musculatura pubococcígea y que llevan a la mujer a aumentar el grado de excitación y placer durante el orgasmo, y a llegar a él si nunca lo ha experimentado.

Dispareunia o Dolor Coital

Dispareunia o Dolor Coital Presencia de dolor durante la excitación, penetración o movimientos del coito u orgasmo. El tratamiento se inicia sólo después de que un médico especialista haya descartado causas orgánicas.

Aversion o fobia al sexo

Ansiedad, miedo o terror a las relaciones sexuales. Puede estar causado por motivos varios, como experiencias traumáticas o sencillamente por un aprendizaje de la actividad sexual con gran carga de miedo, culpa o inseguridad. La terapia atiende a estas realidades psicológicas diversas y los automatismos corporales que conlleva.